El origen de la tarta de queso o Cheesecake

Hoy en De Tartas, el origen de una tarta que lleva décadas presente en el mundo del cine y la TV: la tarta de queso conocida también como cheesecake (por su versión americana). Más de 100 formaron parte de la clásica serie Las chicas de oro (titulada Los años dorados en Hispanoamérica), pese a que a una de sus protagonistas (Beatrice Arthur) no le gustaban (¿cómo puede no gustar a alguien la tarta de queso? 😐). Total, que si te has preguntado alguna vez de dónde surgió el postre que, a día de hoy, es uno de los más reconocidos a nivel mundial, prepara tu café ☕ o té 🍵 y adéntrate en la historia de la cheesecake.

Un postre atlético e imperial

La tarta de queso lleva con nosotros desde tiempos de la Grecia Antigua, pues se dice que su origen se remonta a la isla de Samos (cercana a Turquía y bañada por el Mar Egeo), 4.000 años atrás.

Este postre se consideraba por aquel entonces una fuente de energía para los atletas de los Juegos Olímpicos del año 776 a.C, pero no fue conocida del todo hasta que el escritor griego Ateneo escribiese en el año 230 d.C la primera receta de la tarta de queso, aunque también recorrió Europa tras la conquista romana del territorio helénico.

Por aquel entonces la receta de la tarta de queso era muy simple: se calentaba el queso en una cazuela de cobre y se dejaba cocinar junto a un poco de miel y harina. Una vez terminada, se dejaba enfriar e inmediatamente después se consumía.

Esta tarta fue causante de multitud de motines durante la guerra entre griegos y romanos, lo que dio pie a las primeras modificaciones a la receta original, que añadía huevos mientras se cocía entre baldosas calientes. Esta nueva versión de la tarta de queso fue conocida como libuma, y era el postre perfecto para ocasiones especiales.

Desembarco en Estados Unidos

El Imperio Romano se extendió a lo largo y ancho de toda Europa, y al igual que ocurre en todo alimento, la tarta de queso fue adaptándose a los gustos de cada lugar, derivando en multitud de versiones. La receta que perdura hasta la fecha no apareció hasta el siglo XVIII y pertenece a Arnold Reuben, un joven alemán que al llegar a Estados Unidos para dedicarse a la restauración, probó en una cena una tarta de queso muy especial. Como quedó muy impresionado, quiso preparar su versión y así fue como nació el cheesecake neoyorquino.

Uno de los ingredientes más conocidos de la tarta, el queso crema, no fue añadido hasta 1872. Entonces un empresario de la industria quesera, tratando de conseguir la imitación de un queso francés, obtuvo una variedad de queso muy suave y cremoso que posteriormente comercializó (el famoso queso Philadelphia).

Una tarta mundial

En el resto del mundo la tarta de queso también tiene una fama reconocida y se prepara con ingredientes diversos: en Italia se hace con queso ricotta, mascarpone y miel; en Grecia con queso feta; en Polonia es conocida como sernik y en Japón, utilizan claras de huevo y almidón de maíz, juntándolo con ingredientes de lo más variopintos como el marisco, el queso azul o el tofu.

Como ves, la tarta de queso es una receta milenaria que tiene hasta su propio Día Mundial (el 30 de julio). Si te ha gustado este post, ¿te animas a compartirlo? 😊

2 Respuestas to “El origen de la tarta de queso o Cheesecake”
  1. Michael Scott

    La verdad que no soy muy entusiasta de la tarta de queso (será que aún no la he probado para caer en sus redes), pero me ha gustado conocer la historia de la tarta.

    Desconocía que tuviese su día mundial y que sus orígenes se remontasen a la Antigua Grecia, pues ya sabemos cómo son los americanos a la hora de venderte su gastronomía que parece que sólo exista su versión, mientras que la del resto de países no tiene la misma relevancia.

    Siempre es bueno aprender y conocer cosas que se desconocían, y hoy, desde luego, ha sido sobre la tarta de queso :p.

    ¡Saludos!

  2. Patri

    No es que necesite escusas para hacer una tarta de queso (creo que me gustan casi todas), pero el 30 de julio me lo apunto en el calendario para celebrarlo. Es un postre milenario y se merece un homenaje a lo grande xD

Responder