Si te gustan las almendras, atento/a a esta tarta llena de sabor. Si te animas a prepararla repites seguro. Y a la segunda, la receta sale mejor 😉 Tiempo de preparación: 1 hora y 45 minutos Para: 10 raciones Dificultad: Fácil Ingredientes Para el caramelo 90 gr de mantequilla sin sal 165 gr de azúcar moreno 85 gr de miel 180 gr de almendras laminadas Para la tarta 160 gr de harina para repostería (tamizada) 60 gr de harina de almendra 15 gr de levadura Royal 2 gr de sal 115 gr de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente) 300 gr de azúcar 3 huevos grandes (a temperatura ambiente) 5 ml de esencia de vainilla 250 ml de leche de almendra

Leer más...

¡Una nueva receta ha llegado a De Tartas! Esta vez, una lasaña dulce muy apetecible que puedes preparar en apenas un cuarto de hora. Eso sí, necesita 24 horas de enfriado. 😉 Contiene Grahams Crackers, unas galletas muy famosas en la elaboración de postres en Estados Unidos. Desde España, se pueden comprar cómodamente en My American Market, tienda en la que he comprado ya más de una vez y todo llega sin problema alguno. No obstante, puedes evitar la compra utilizando otro tipo de galleta como las famosas galletas María, que va a estar igual de buena. 😋 👍 Tiempo de preparación: 15 minutos Para: 16 raciones Dificultad: Fácil Ingredientes 230 gr de queso crema Philadelphia 180 gr de azúcar 450 gr de nata montada 15 ml de amaretto [&hellip

Leer más...

Si hay algo famoso en Austria – con permiso del actor Arnold Schwarzenegger – es, sin duda, la tarta Sacher. Un bizcocho con una ligera capa de mermelada de albaricoque envuelto de chocolate negro, que suele servirse acompañado de crema chantilly (o nata montada). Receta: Cómo preparar la tarta Sacher ¿Te has preguntado alguna vez quién fue la mente creativa de este delicioso postre? No desesperes, pues a continuación nos adentraremos en la dulce historia que hay tras él. Unos orígenes reales La tarta Sacher o Sachertorte tiene orígenes aristocráticos y hay que remontarse a 1832, cuando el príncipe Klemens Wenzel von Metternich pidió a su joven aprendiz de repostero, Franz Sacher – que por aquel entonces tenía 16 años – un dulce que sorprendiera el paladar [&hellip

Leer más...